El Club de los Encontradores

Deja de buscar y empieza a encontrar…

 

Aquí hablaremos de los buscadores. Y no me refiero a Google. Me refiero a esas personas que buscan. Buscadores de lugar para vivir, buscadores de trabajo o de oportunidades, buscadores de carreras, de pareja; buscadores de respuestas, de técnicas o recetas de mejunjes mágicos para vivir mejor. ¡Incluso hay buscadores que no saben qué buscan! Y como son buscadores, se mantienen en la búsqueda de algo para buscar.

 

Hubo un tiempo en que yo me creía una buscadora. De hecho, muchas personas en diferentes ocasiones me decían cosas como “vos haces tal cosa porque sos una buscadora”. Y a mí me hacía sentido, incluso me gustaba ser una buscadora. Hasta que me di cuenta de algo… No quiero ser buscadora.

 

Al ser buscadora, hay muchas buenas intenciones pero pocos resultados. Porque alguien que dice ser buscador, “soy buscador” o “soy un busca”, está convirtiendo esa acción (buscar) en su identidad (soy), por lo tanto, está siempre buscando. Eso es lo que hacen los buscadores: buscar. No estoy de acuerdo con la frase popular “el que busca encuentra”. Porque el que busca, busca. En cambio el que encuentra, encuentra.

 

Así que no quiero ser buscadora, quiero ser encontradora. No quiero buscar eternamente, quiero encontrar y quedarme en ese encuentro. Así que… ¡fundé El club de los encontradores!

 

Nosotros, los encontradores, no nos enfocamos en la búsqueda, nos enfocamos en el encuentro. No nos enfocamos en el proceso, nos enfocamos en el resultado. En ese punto donde agarramos, tomamos lo que queremos. Nos enfocamos en poner una firme intención en nuestro anhelo, en nuestra meta, y emprender acciones concretas para llegar a ese resultado. Y nos abrimos a que el universo nos dé lo que necesitamos para cumplir esa meta. Para esto, no decimos “estoy buscando”, decimos “estoy encontrando”, así le damos una pista al universo de que tenemos un firme propósito de llegar, de encontrar… ¡y de ser encontrados!

 

Claro que en el camino hay que buscar, pero el foco no está ahí. Está en encontrar. La búsqueda no es el fin, es el medio. El fin es el encuentro. De otra manera, podríamos estar años en la búsqueda… ¿De qué? Prefiero encontrar y estar años en ese encuentro.

 

Y quien te dice… tal vez…al encontrar eso que querías, también te encuentres a vos mism@.

 

Y vos, ¿qué querés encontrar?

 

Atribución de imagen: Designed by Jcomp / Freepik